lunes, 21 de julio de 2008

Un pueblo de nombres raros

Huerta del Rey es un pequeño pueblo de Burgos (España) cuyos habitantes están orgullosos de una característica que los distingue: la profusión de nombres raros. El Ayuntamiento tiene registrados hasta 362 apelativos muy poco comunes, entre ellos Clodoveo, Firmo, Sindulfo, Sicilio, Tarsicio, Arandilla o Cilta.

Todo comenzó entre 1900 y 1930, cuando un funcionario recomendó a los vecinos recurrir al amplio catálogo de los santos, beatos y mártires honrados por la Iglesia católica a la hora de bautizar a sus hijos e hijas, pues ya había demasiados nombres repetidos y muchos embrollos.

Hoy Huerta del Rey presume de albergar los casos más extraños y por eso el 9 de agosto próximo albergará el I Encuentro Internacional de Nombres Raros. Los lugareños quieren congregar al mayor número posible de personas con apelativos poco usuales y alcanzar así un Récord Guiness.

Leer el artículo completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?